Los orígenes

28.08.2015 - 14:48

Repaso de los acontecimientos que permitieron la fundación de la Comedia Nacional en 1947. Escribe Oscar Serra

En noviembre de 1945, las instituciones representativas del quehacer teatral conforman la Casa del Teatro. Y unos meses después, en marzo de 1946, el entonces Gerente General del Sodre, Héctor Laborde, concurre a una sesión del Consejo Ejecutivo de la misma, para exponer su propósito de lograr la creación de la Comedia Nacional Estable, solicitando sugerencia y colaboración de las entidades que la agrupaban; al asumir Sociedad Uruguaya de Actores (SUA) la misión de elaborar un proyecto de Constitución del Elenco Estable y su financiación, lo realizó tomando como base el aprobado en la asamblea de marzo del 45. Finalmente, a comienzos de 1947, este esfuerzo se diluye en el debate parlamentario. 

Todos estos acontecimientos se desarrollaban mientras la Comuna Capitalina se hacía cargo del Instituto Verdi y anunciaba la culminación de la importante obra de restauración del Teatro Solís iniciada tres años antes, aunque los cálculos fijaban en seis meses el tiempo de la obra. 

Andrés Martínez Trueba, como Intendente Municipal de Montevideo, firma el 17 de abril del 47 la resolución por la que se crea la Comisión de Teatros Municipales para asesorar en la Dirección y Administración de los teatros de propiedad municipal, integrada por Justino Zavala Muniz, Ovidio Fernández Ríos, José Pedro Blixen Ramírez, Carlos Etchegaray y el Director General Interino del Departamento de Hacienda, Cesar Farell. 

Montevideo tenía una población de casi 800 mil habitantes, y mientras que contaba con cerca de cien salas cinematográficas solo funcionaban tres teatros en forma permanente, el Servicio Oficial de Difusión Radioeléctrica (SODRE), el Artigas y el 18 de Julio. Los dos últimos, además, con espectáculos comerciales bonaerenses. 

El lunes 21 de abril el intendente Martínez Trueba da posesión de sus cargos a los miembros de la Comisión de Teatros Municipales, definiendo los criterios que guiarían la actividad a desarrollar: Los Teatros Municipales tendrán como misión fundamental cumplir con las obligaciones del Municipio en cuanto al fomento de la cultura de los habitantes del departamento. Sus fines primordiales, pues, no serán nunca de lucro sino aquellos que estimulen en el pueblo su mejor capacitación moral e intelectual y en sus individuos la facultad creadora de que estén dotados ; manifestando, además, el propósito de colaborar con los municipios del Interior. 

Un mes más tarde se publica en la prensa el siguiente comunicado: CONVOCATORIA A LOS ARTISTAS TEATRALES. El Consejo Directivo de SUA debidamente autorizado por la Comisión de Teatros Municipales, exhorta a todas las actrices y actores locales a concurrir a la reunión que se realizará el viernes 23 de mayo, a las 22 horas en el Instituto Verdi, Soriano 914, donde el Presidente de la CTM, don Justino Zavala Muniz, se referirá al problema del teatro nacional y sus posibilidades de solución . 

En la reunión, a la que asistieron más de 150 artistas, Zavala Muniz afirmó que el propósito fundamental era formar la Comedia Nacional ese año, o a más tardar a comienzo de la temporada próxima, para luego expresar: La densidad de nuestra población y de nuestra cultura no nos permite, lógicamente, abrigar la ilusión de tener un teatro como en Francia , en tal sentido afirmó la necesidad de trabajar despacio, sin apresuramientos ni pretensiones absurdas; esforzarse en la tarea con indeclinable fervor, pero sin exagerar el alcance de nuestras posibilidades , culminando con una sugerencia, aprobada en la asamblea, en cuanto a que el Consejo Directivo de SUA procedería a designar delegados para constituir una Comisión Especial de Asesoramiento a la CTM. 

Cuando los hechos se encaminaban a concretar la idea de un Teatro Estable Nacional, es que deja de existir uno de sus más fervientes impulsores, el crítico José Pedro Blixen Ramírez. Con el nombramiento oficial de su sucesor, el también crítico Julio Caporale Scelta, el 19 de junio del 1947, la CTM quedó totalmente integrada, por lo que se fijó para el sábado 21, en el Teatro Solís, la primera reunión de Trabajo de la Comisión Especial de Asesoramiento, a la que asistieron las siguientes delegaciones convocadas: AGADU, Montiel Ballesteros y Zeballos; Círculo de la Crítica, Álvarez, Beretche y Pinto; Casa del Teatro, Bertrán y Princivalle; SUA, Becco, Candeau, Cuore, Nazzari y Otero. 

La Sociedad Uruguaya de Actores fue la única delegación que presentó por escrito el criterio del gremio, el que sirvió como punto de partida para estructurar las bases de la Comedia Nacional. 

La segunda reunión de la Comisión Especial de Asesoramiento se realizó el 5 de julio del 47, donde Zavala Muniz comunicó que por ese año sólo se daría cumplimiento a compromisos anteriores asumidos por la CTM, pero que convendría igualmente definir las bases del Teatro Estable, ya que en el año 1948 sería una realidad al contarse con los recursos suficientes como para encauzar definitivamente las actividades. Luego se decidió crear dos comisiones encargadas de oficiar como jurado en la selección de obras y actores para la futura Comedia Nacional, con el propósito de recurrir exclusivamente a directores e intérpretes nacionales, aunque se reconoció que la falta de posibilidades de trabajo en el medio, hizo que los mejores dotados fueran continuamente tentados por las ofertas del exterior del país. 

Al quedar constituidas oficialmente las comisiones-jurados el día 24 de julio del 47, la CTM emite un comunicado de prensa invitando a los autores nacionales a presentar sus producciones y exhortando a los artistas nacionales, como también a los aficionados, a inscribirse en el registro de interpretes para integrar la Comedia Nacional. 

Finalizando el mes de agosto, el Intendente destinó sorpresivamente los fondos para que la Comedia Nacional fuera una realidad antes de terminada la temporada 47, y de inmediato se iniciaron las contrataciones de los actores profesionales que integrarían el elenco. 

El jueves 7 de agosto había quedado clausurada la inscripción de aspirantes para integrar la Comedia Nacional. El sábado 16, se inició la primera prueba de selección de intérpretes aficionados ante la Comisión de Admisión, integrada por Carlos María Princivalle, Ernesto Pinto y Angel Curotto, la que culminó el jueves 21. La segunda prueba de selección finalizó el 4 de setiembre, siendo designados los 8 aspirantes de mayor puntaje que se agregaron a los 14 profesionales ya elegidos.

Mientras tanto, la Comisión de Lectura, integrada or Pedro Beretche Gutiérrez, Julio Caporale Scelta y Humberto Nazzari, seleccionó las obras que integrarían la primera temporada entre un total de cuarenta y cinco textos nacionales. 

La primera reunión del elenco se fijó para el sábado 6 de setiembre a las 16:30 horas, en la que se distribuyeron los papeles de la obra del debut, y en la semana siguiente comenzaron los ensayos del espectáculo que daría inicio a la primera temporada oficial. 

El acto inaugural, realizado en el foyer del Teatro Solís el sábado 6 de setiembre, contó con la presencia del Ministro de Instrucción Pública doctor Francisco Forteza del Intendente Municipal de Montevideo, Andrés Martínez Trueba, integrantes de los medios de comunicación, de los miembros de la CTM, del elenco fundador y del director de la Comedia Nacional. El presidente de la CTM, senador Justino Zavala Muniz, esbozó su concepto del teatro como vehículo de cultura y la función a cumplir por la Comedia Nacional. Comunicó el repertorio que se presentaría en esa temporada de ensayo y trazó además un panorama de acción futura de la Comisión, ampliando su trabajo a la enseñanza y al Interior del país con alumnos de la Comedia Nacional y autores que estuvieron en los programas de Literatura. Habló después el doctor Forteza, quien ratificó el apoyo del Poder Ejecutivo a la obra de la CTM y proclamó oficialmente la candidatura de Zavala Muniz a la Directiva del SODRE. Finalmente, Martínez Trueba confirmó el apoyo del Municipio a la obra iniciada. 

Luego del acto de la inauguración, Zavala Muniz expresa en la sesión de la CTM del 8 de setiembre del 47: El factor decisivo de todo lo que se realiza está en el hombre que figura al frente de la Intendencia de Montevideo. Porque de nada valdría pensar con audacia si quien tiene que apoyar ese pensamiento fuera limitado, pero en cambio con Martínez Trueba el pensamiento más revolucionario, la idea más audaz, tiene la serena acogida de quien posee el cotidiano ejercicio de pensar con grandeza. Sólo con el apoyo de gobernantes de tal jerarquía es posible emprender la ardua tarea que hemos iniciado . 

Zavala Muniz y Martínez Trueba estaban de acuerdo en que la Comedia Nacional fuera sostenida por partes iguales entre el Estado y la Intendencia de Montevideo. 

Esto se verifica, en contadas ocasiones y en forma parcial, cuando a iniciativa de la Asamblea General, del Ministerio de Instrucción Pública o de la Comisión Nacional de Turismo, se otorga una pequeña subvención para contribuir a solventar los gastos de la gira habitual por el Interior del país. Las entradas para el debut se agotaron varios días antes, y su costo fue determinado con el siguiente criterio: Se han establecido precios de carácter popular a fin de que la temporada cumpla los propósitos de cultura que han dado origen primordial a su organización. Libre de todo ánimo de lucro, los precios no señalarán la jerarquía de los espectáculos, sino el ánimo de ofrecer la mejor representación representación posible a los precios que estén al alcance de las clases populares . 

El día 2 de octubre, fijado para el estreno de la primera temporada, la actividad comenzó en la mañana con un homenaje, organizado por la CTM en el Cementerio Central, y con la presencia de los actores de la Comedia Nacional, a quien fuera uno de sus impulsores, el crítico Blixen Ramírez. 

Por la noche, en el acto inaugural en el Solís, previo al estreno de la temporada con El león ciego de Ernesto Herrera, el doctor Emilio Frugoni en nombre de la Casa del Teatro, señaló la significación de esa temporada para la vida de nuestra cultura, donde la Comedia Nacional sería el exponente de la capacidad creadora del pueblo, facilitando ese aporte cultural que nos distinguiría en el mapa espiritual del mundo: el teatro de un país vale como síntesis expresiva de los modos de hacer y de sentir, por lo que es reflejo fiel del sentido histórico que tiene cada nación. Nuestro país que ha dado tan altos poetas, prosistas, ensayistas, juristas, hombres de ciencia y oradores, tiene en el teatro una voz que se levanta por encima de las fronteras nacionales. Y esa es la voz que pretende hacer oír esta Comedia Nacional, y no dejará de ser nacional si acoge, como se propone, a los altos valores extranjeros. 

Terminó su disertación con un augurio de éxito y con un aplauso para la comisión de Teatros Municipales y en especial para su presidente, el senador novelista y dramaturgo Justino Zavala Muniz, en quien señaló el valor más alto y más autorizado del medio para cometer tan importante empresa. 

La creación de la Comedia Nacional, se concreta al coincidir una serie de factores desencadenantes: la necesidad latente en el público en momentos (en que la política peronista hacia nuestro país impedía la asidua llegada de elencos argentinos) la experiencia recogida en intentos anteriores, la agremiación de los actores profesionales, y la conformación de la Casa del Teatro; aunque lo determinante fue la adquisición de dos salas teatrales por parte de la Intendencia de Montevideo, y que fueran confiadas a hombres de acción, conocedores del medio teatral, vinculados además a las altas esferas oficiales donde se encontraron espíritus sensibles a sus proyectos. 

Otro factor fundamental, sin duda, fue el alto nivel de participación orgánica de la gente del teatro para instrumentar las bases de la Comedia nacional, lo que posibilitó que no se tomara el proyecto como otra temporada esporádica más o menos prolongada e interesante dentro del período político planificando, en cambio, con carácter de permanencia y sentido de futuro. 

Esto explica el hecho de que un instituto de Cultura Artística de esta naturaleza esté cumpliendo cincuenta años de actividad ininterrumpida, dignificando a nuestro país como un ejemplo sin igual en toda Iberoamérica y gran parte del mundo, haciendo de su propio fluir su consistir, y no simplemente la sucesión de instantes válidos a pesar de que los vaivenes políticos y el creciente pragmatismo lo amenacen con demasiada frecuencia. 

Escrito en octubre de 1997

 

Integración del elenco fundador y sus categorías 

DIRECTORCarlos Calderón de la Barca$ 400
1ª APUNTADORJosé Mara$ 200

2ª APUNTADOR

Rinaldo Picardo o Reynaldo Piccardo$ 160

ACTORES

Carmen Casnell (actriz preparadora de alumnos) 
Alberto Candeau
Ramón Otero
Héctor Cuore
Enrique Guarnero
Miguel Moya

 


$ 350 
 

Mary Marchissio 
Flor de María Bonino
Zelmira Daguerre
Rosa Miranda
Blanca Stiger
José O. Fernández
Constante Scartaccini
Horacio Preve

$ 230
Cristina Jiménez de Aréchaga 
Maida Calvo
Martha Castellanos
Nora Galain
Guzmán Martínez Mieres
Romulo Boni
Nelson Nazzari
Humberto Navarro
$ 100

 

Compartir